miércoles, 7 de enero de 2009

La Arquitectura y la Escultura Romana

Arquitectura
La arquitectura romana va a adaptar elementos etruscos( el arco y la bóveda) y griegos (los órdenes arquitectónicos, aunque introducen el orden toscano).
Los materiales que utilizan son el mortero, los ladrillos y, de manera ocasional, el mármol y el granito.
Una de las aportaciones más importantes de los romanos es el urbanismo. La ciudad romana adapta en su disposición el esquema de organización del campamento militar. Hay dos ejes principales: el cardo máximo o cardus, que tiene una disposición de Norte a Sur; y el decumano, que tiene dirección Este-Oeste. La ciudad tiene un plano de cuadrícula o hipodámico y su centro es el foro, donde están todos los edificios principales (templo, basílica, curia...). Todo el espacio urbano aparece rodeado por murallas.
Dentro de la arquitectura privada, hay que hablar de las viviendas, entre las que destacan las domus (viviendas urbanas de las familias acomodadas) y las insulae (casas de vecinos de alquiler). Esta es la foto de una domus romana, en la que se puede ver el atrio y el peristilo.

Las Villae son centro de explotación agraria fuera de las ciudades, su estructura es similar al domus.

Dentro de la arquitectura pública religiosa hay que hablar del templo, que está vinculado el templo etrusco y que se eleva sobre un podio (esta es la diferencia con el templo griego). Los hay de dos tipos, según su planta:
  • De planta rectangular con tres cellas. (Templo de la Fortuna Viril en Roma).
  • De planta circular, igual que el tholos griego. (Templo de Vesta en Roma).
Esta foto es de la Casa cuadrada de Nimes (Francia).
El templo más importante de Roma es el Panteón de Agripa. su construcción está fechada entre el año 118 y el 125. Es un encargo del emperador Adriano y destaca por su perfección técnica y su enorme cúpula de 43 metros de diámetro.

En la arquitectura pública civil hay una gran tipología de edificios.
Las basílicas son edificios públicos destinados a intercambios comerciales y actos jurídicos. Tiene tres naves, y la central es más alta. Este tipo de edificio será utilizado en arte paleocristiano.

También destacan las termas. Estas son la de Caracalla.
Y los teatros, que se diferencian del griego porque la orquesta disminuye de tamaño y se hace semicircular. Este es el de Mérida.

Otro edificio es el circo. En él se realizaban carreras de cuádrigas.
El edifico público civil más importante es, sin duda, el Coliseo o Anfiteatro Flavio, en Roma. Fue encargado por Vespasiano. Sus dimensiones son enormes: 187 m. (largo) x 155 m. (ancho). Tiene 525 metros de perímetro. Era tan grande, que en él se realizaban batallas navales (naumaquias).
Entre los monumentos conmemorativos, destacan dos tipologías: los arcos de Triunfo, y las columnas. Este es el arco de Tito, en Roma.

Y esta es la columna de Trajano, también en Roma, y que narra las campañas de este emperador con los dacios.


Pero si por algo han pasado los romanos a la historia, es por sus obras de ingeniería.
Las calzadas son las vías de comunicación entre Roma y sus provincias.
Los acueductos servían para transportar agua. Este es el acueducto de Segovia.

Los puentes son otras obras que han llegado hasta nosotros. En España tenemos varios ejemplo, como el de Alcántara.

Escultura
La escultura romana recibe influencias etruscas y, sobretodo, griegas. De hecho, muchas de las obras griegas que han llegado hasta nosotros son copias romanas.
Los materiales utilizados son el mármol y el bronce, principalmente.
El tema predilecto es el ser humano, pero no idealizado, por eso tiene un marcado carácter realista, que en algunas ocasiones roza casi lo anecdótico.
Los dos géneros más representado son el retrato y el relieve histórico.
De época republicana destaca el retrato de Brutus Barberini.
Ya en época imperial, tenemos un ejemplo de la época de los Julio-Claudios: El retrato de Calígula, aunque la obra clave es el Augusto de Prima Porta.

En época los Flavios, los emperadores militares, destacan los retratos de Tito, Vespasiano y Domiciano. Es un periodo intermedio, por lo que hay que conocer los retratos.
Este es Vespasiano.
Y este Domiciano.
En época de los Antoninos se impone como moda la barba y el pelo trabajado al trépano. Destaca el Retrato de Adriano y el de Vibia Matibia.


Aunque quizás, el más conocido de época antonina es el retrato ecuestre de Marco Aurelio, que sirvió de modelo a los retratos ecuestres del Renacimiento.





De la dinastía de los Severos, coincidiendo con la crisis del siglo III, destaca el retrato de Caracalla.


En el Bajo Imperio, se pierde el sentido de la proporción y se tiende a hacer cabezas monumentales, como la cabeza de Constantino el Grande, de más de 2 metros.

Mención aparte merecen los relieves del Ara Pacis, que conmemoran la paz de Augusto.

2 comentarios:

Ricardo dijo...

Magnífica exposición de la época.
Felicitaciones...

pakokabarcos dijo...

Hola profesora Luz.
Soy pakokabarcos de lugo, gallaecia, prov tarraconensis.
Seguro que estoy en un error, pero creo recordar y ahora me venía al pelo un grupo escultórico llamado "Roma y sus provincias". Puede ser que tenga otro nombre.
Espero su respuesta
gracias