sábado, 4 de octubre de 2008

EGIPTO

La civilización egipcia está intimamente ligada al río Nilo. La base económica es la agricultura, lo que se plasma en arte, sobre todo en la pintura y en las columnas, inspiradas en motivos vegetales.
El arte de esta civilización procede principalemnte de los monumentos funerarios y está condicionado por la creencia en otra vida. La arquitectura creaba la morada eterna del difunto, y la escultura y la pintura cumplían las funciones de asegurar su continuidad física y de rodearlo de todos los placeres de la vida terrenal.
1.- Arquitectura.- Al principio sólo los faraones y los altos cargos recibían rituales funerarios. El primer tipo de tumba faraónica fue la mastaba. Este edificio recuerda a las casas egipcias. Es de planta rectangular y paredes inclinadas, por lo que se asemeja a una pirámide truncada. En el interior hay una pequeña sala, el sirdab, donde se colocaba la estatua del difunto. Aquí había una falsa puerta orientada hacia el Este, que comunicaba el mundo de los vivos con los muertos, y en la que se ponían ofrendas. La falsa puerta daba paso a un pozo, excavado en la roca, que llevaba a la cámara sepulcral. El pozo se sellaba tras el entierro.
La pirámide escalonada es el paso intermedio entre la mastaba y la pirámide. Esta es la foto de la pirámide escalona de Sakkara.

Con el tiempo las estructuras funerarias se complican, y surge la pirámide. Las más conocidas son la pirámides de Gizeh. Son del Imperio Antiguo y están fechadas hacia el 2.500 a. C. Está formado por la pirámides de Keops, Kefrén y Micerinos. Juanto a ellas, aparecen pirámides menores de otros miembros de la familia real y mastabas de los notables.
A partir de la XVIII dinastía, los faraones dejaron de construir pirámides y se hacía Hipogeos excavados en las rocas del Valle de los Reyes. No dejaban ningún signo exterior que desvelase la tumba. El colosalismo arquitectónico continuará con los templos.
El templo egipcio supone una sucesión de recintos en una progresión hacia una mayor intimidad. Aquí teneis un esquema de sus partes.
Lo más característico del templo egipcio es la sala hipóstila. Esta es la foto de la del templo de Amón en Karnak. Mide 1,52 m (largo) x 51 m (ancho) y es el espacio cerrado de mayores dimensiones de la arquitectura egipcia. Hay 134 columnas pairiformes. Están repletas de relieves con un fuste formado por once o doce tambores de diferentes altura, un capitel y un ábaco.

Los templos rupestres o excavados en la roca son otro ejemplo de colosalismo, como el templo de Abu Simbel, con las estatuas de Ramsés II, de mñas de 20 m. de altura.

2.- Escultura.- Los rasgos más característicos implicaban idealización, hieratismo, rigidez, formas cúbicas y frontalidad. Los rostros eran inexpresivos, de ojos almendrados y mirada lejana, las articulaciones eran rígidas, los brazos se pegan al torso....

Entre las obras más características destaca la Triada de Micerinos.

Pertenece al Imperio Antiguo, a la dinastía IV, y está fechada hacia el 2.500 a. C. Representa al faraón Micerinos, a su esposa y a la diosa Hathor, que aparece con cuernos de vaca y un disco solar. Es la diosa del cielo y la fertilidad. Esta obra tiene el frontalismo, la rigidez plástica y el hieratismo que he mencionado antes.

Otra escultura del imperio antiguo es el Escriba sentado, de la V dinastía, fechada entre el 2.463 y el 2.380 a.C. A pesar de su estatismo muestra más naturalidad y humanidad.

En el imperio nuevo hay un cambio hacia el naturalimo durante el reinado de Amenofis IV, Akenatón. De este periodo es el busto de su mujer, Nefertiti, fechado hacia el 1.360 a.C.
3.- Pintura.- Generalmente es al temple y se caracteriza por la pureza de la línea, que define los contornos muy claramente; por la armonía y por el equilibrio en la composición. Los colores son muy variado, pero son planos. La figura humana se representa de manera convencional. Tiene, simultaneamente, la visión de frente y de perfil. La cabeza de perfil, los ojos de frente, los hombros y el torso de frente, los brazo y piernas de perfil... Aquí tenemos un ejemplo de la tumba de Sennedjem.


No podía terminar Egipto sin poneros a tutankamón. Era un faraón egipcio de la XVIII dinastía, y su tumba fue descubierta, con maldición incluida, hace más de 85 años por Howard Carter y Lord Carnavon. Aquí teneis su busto de oro.

1 comentario:

alexander sánchez dijo...

muy interesante tu blog, me ha gustado mucho, disculpa la pregunta, dónde obtuviste las fotos?, me parecen muy interesantes, me recuerdan a imágenes de libros editados en 1970.
Saludos!!!